Nos faltarán 3

0
3907

Por: Thania Vega de Plazas

Es sorprendente que mientras el mundo entero rechaza el asesinato de Javier Ortega periodista, del fotógrafo Paúl Rivas y del conductor Efraín Segarra del diario el Comercio del Ecuador; Juan Manuel Santos presidente de Colombia tenga el descaro de decir que se trata de un crimen cometido por un hombre de nacionalidad ecuatoriana que nada tiene que ver con las FARC.

“Este hecho se produjo en el Ecuador, alias Guacho es un ciudadano ecuatoriano y sabemos que solamente colaborando con las fuerzas armadas ecuatorianas podemos poner a buen recaudo a este criminal” dijo Santos sin sonrojarse.

No sé que nos debe causar más indignación, si la indiferencia de Santos o su empeño por lavar los crímenes de las FARC internacionalmente; como queda en evidencia en estas declaraciones que deben quedar en la memoria de los Colombianos.

A Santos más le importa la suerte de alias Guacho y de las FARC, que la de éstas familias ecuatorianas víctimas del terrorismo de la guerrilla que sigue a sus anchas delinquiendo en toda Colombia y hasta en el Ecuador.

“Las Farc dejaron de existir (…) este vil individuo es responsable de la muerte de los periodistas. Ellos son pertenecientes a una banda criminal dedicada al narcotráfico”

Continuó diciendo Juan Manuel Santos desde Lima en la Cumbre de las Américas donde su papel se centró en justificar su proceso con los terroristas de las FARC y en decir que Guacho es ecuatoriano y no guerrillero de ese grupo al que le está entregando el país.

Pero como todo esto es una verdadera orquesta de mentiras y engaños, también leímos las declaraciones del hombre de la “paz” el señor Humberto de la Calle candidato presidencial por el partido liberal, que al rechazar la masacre de ocho hombres de nuestra Policía Nacional, hace unos pocos días, dice que “no debe haber negociación con grupos criminales”.

Qué tal el nivel de cinismo, acaso qué fue lo que hizo por 6 años en la Habana- Cuba, sentado en una mesa diálogo con los terroristas de las FARC. ¿Será que el señor De La Calle no reconoce que esos guerrilleros con los que negoció el país son criminales?

Causa dolor, indignación y asco tanta mentira y manipulación del gobierno Santos que minimiza toda acción terrorista de las FARC y exalta su obra maestra la “paz” que nunca llegó.

Este gobierno de Juan Manuel Santos pasará a la historia como el gran patrocinador de las FARC, el amigo de las bandas criminales y el enemigo del pueblo colombiano que pasa hambre mientras a la guerrilla les dan la mejor comida.

Mientras en el Ecuador el presidente de ese país, Lenin Moreno decretó tres días de duelo nacional por el asesinato de sus compatriotas de El Comercio; Juan Manuel Santos envía un mensaje por Twitter al enterarse de la masacre de ocho hombres de la Policía en el Urabá a manos de criminales socios de las FARC en el negocio del narcotráfico.

Santos es sin duda la negación del Estado de Derecho y de la Justicia que todos clamamos a gritos. La historia será quien juzgue a los asesinos de las FARC y a sus socios de empresa criminal.

Nota: Que el país no pierda de vista que el “cartel de la paz” se destapó y que el dinero de Suiza, Suecia y Noruega se hizo agua entre las manos del gobierno Santos y de los mismos terroristas de las FARC. Para muestra de lo que digo, la investigación que indica que Marlon Marín, sobrino del terrorista Iván Márquez es cabeza de la red de intermediarios del Fondo Colombia en Paz, donde se entregaban contratos a dedo, y cobraba entre el 15 y el 20 por ciento por ayudar adjudicar contratos.        

FIN…

Dejar respuesta