“No es lo mismo la heroica acción de defensa de nuestras FF.AA., a las acciones terroristas de las guerrillas” H.S. Thania Vega de Plazas

0
328

Se ha venido escuchando en los medios de comunicación, de boca de destacados colombianos una especie que uno no sabe hasta donde es ignorancia en el tema castrense. Por eso es necesario señalar algunos puntos para aclarar conceptos elementales.

Los grupos terroristas que vienen sometiendo al país hace más de medio siglo, en particular los que utilizan los nombres de FARC, ELN o AUC, han paralizado el desarrollo del país, han sembrado de sangre el territorio nacional, han devastado poblaciones, han generado los más espantosos desastres ecológicos y un incalculable deterioro del medio ambiente, tienen aterrorizadas a las familias campesinas a las cuales les secuestran sus hijos y les violan sus hijas.

Paralizan el comercio por medio de la extorsión. Se han dedicado al negocio del narcotráfico en toda su extensión, desde los narco cultivos hasta el blanqueo de capitales. Ahora han incursionado en la explotación ilegal de la minería. Ninguna de esas actividades criminales ha sido realizada por las Fuerzas Militares o de Policía.

La Fuerza Pública por el contrario ha tratado de evitar el baño de sangre, ha tratado de conseguir que tanto en las capitales como en las poblaciones más apartadas y en los campos, las gentes puedan vivir sin sobresaltos. Que en las vías de Colombia los vehículos no sean saqueados por los violentos. Que los criminales no asalten las poblaciones y las destruyan a base de cilindros explosivos, y maten a sus habitantes y a sus policías.

La Fuerza Pública procura que los violentos no destruyan el medio ambiente al derramar inmensas cantidades de petróleos en los ríos, en las ciénagas, en los bosques y en los cultivos campesinos. Los soldados y policías procuran que las poblaciones cuenten con luz eléctrica y que los bandidos no destruyan las torres de energía. Luchan porque no se extorsione a los comerciantes y a los industriales. Combaten abiertamente al narcotráfico, destruyen las cocinas y los laboratorios para la preparación de estupefacientes. Interfieren los transportes de alucinógenos que van destinados a acabar con la juventud en Colombia y en el exterior.

La Fuerza Pública no recluta menores violentamente ni en contra de su voluntad y la de sus padres.  La Fuerza Pública no atropella menores de edad ni viola niñas, ni las incorpora a sus filas como pasto sexual de sus integrantes. Las tropas del estado luchan contra el enriquecimiento ilícito y procuran la transparencia en el manejo de capitales  y la formación de la riqueza de un país, que por culpa del crimen organizado no ha podido despegar.

Eso es lo que hacen los soldados y policías. Eso es lo que han hecho a lo largo de este medio siglo de lucha, contra los grupos al margen de la ley, que son los enemigos de Colombia.

Entonces aquí no hay un conflicto, señores. Aquí hay una lucha sin vacilación contra las más espantosas bandas terroristas. Contra el crimen organizado. Contra las FARC, el ELN y los llamados paramilitares. Así las cosas, no se puede tener la misma concepción del ataque criminal de los terroristas a un grupo de soldados que solo buscan hacer el bien a la comunidad, con las bajas a los bandidos que se han organizado para llevar a cabo todas las actividades criminales anteriormente descritas.

Cuando caen abatidos los soldados se está asesinando a los defensores de la sociedad. Cuando caen abatidos los terroristas, se está librando a la sociedad de sus depredadores, de los que han aterrorizado a la ciudadanía.

Es cierto que para una madre el dolor de perder un hijo es igual, sea soldado o terrorista. Pero ellas tienen claro que en el primer caso su muchacho estaba defendiendo esta martirizada patria. En el segundo caso su muchacho estaba en el mal camino, dañando a la patria. Seguramente, llevado a esa conducta incorrecta, obligados por los terroristas a través del reclutamiento forzado o por la incompetencia de un Estado que no les ha brindado oportunidades.

THANIA VEGA DE PLAZAS

H.S. por el Centro Democrático

Dejar respuesta