Llevo la sangre camuflada” Thania Vega – Nota de EL DIARIO

0
383

“Vengo en representación de una aflicción, soy la esposa del coronel Alfonso Plazas Vega, un hombre como los miles que conforman una de las instituciones más sagradas de este país, el Ejército de Colombia, quien se encuentra detenido hace 7 años por haber cometido el grave delito de defender la patria en momentos que estuvo en alto riesgo la democracia, eso pasó hace 28 años”.

Nunca pensó en participar en política, en su casa jamás se habló de ella, porque viene de un hogar de tradición militar, hija de militar, casada con un militar y toda su familia está ligada a las Fuerzas Militares, así lo expresa con visible nostalgia, Thania Vega de Plazas, quien desde que ocurrieron los hechos del Palacio de Justicia en Bogotá, empezó un calvario que no ha podido superar.

Luego de la invitación hecha por el expresidente Alvaro Uribe, para que entrara a formar parte de la lista del Centro Democrático, para el Senado de la República, esta mujer tomó la decisión de incursionar en estas lides, y aunque para ella no fue fácil, lo hizo movida por la vivencia de la injusticia y el drama que vive su familia y las de miles de soldados de la patria que sufren, con las atrocidades que tienen que soportar.

Siempre había dicho que la política no era lo suyo, pero un día se propuso hacer a través de las redes sociales, una defensa de su esposo, queriendo demostrarle al mundo con una labor casi pedagógica con la gente joven, que a través de la mentira le estaban montando una película de que Plazas Vega era un genocida, “yo como mujer, como esposa, como madre, quería luchar contra esa infamia, entonces fui a las universidades y otros centros de estudio, invitándolos al lugar de reclusión del coronel, para que se entrevistara con ellos y lo escucharan”, expresó Thania Vega.

Este fue el principio de ese propósito de llegar al Congreso, cuando empezó a recibir mensajes de solidaridad y apoyo sobre todo de la misma juventud, luego la iniciativa del expresidente Uribe, de igual manera los tres precandidatos de Centro Democrático también le hicieron la invitación de participar en las listas al Senado, pero se negó; hasta que finalmente un mensaje de Uribe, a través del exministro Fernando Londoño Hoyos, la acabó de convencer.

“Con las posibilidades que me está dando el Centro Democrático, voy a luchar para que realmente en este país haya paz, porque se equivocan los que dicen que el CD no quiere la paz, todos los colombianos y especialmente personas como yo que han tenido su vida dedicada a que sus seres queridos estén defendiendo la patria, queremos la paz y la paz es justicia”. Precisó la hoy candidata al Congreso de la República.

La lucha
“No voy al Congreso a luchar por mi esposo, su caso está en la última instancia, ante la Corte Suprema de Justicia, y tengo la fe, porque soy creyente y se que Dios no va a permitir que mi esposo vaya a morir en una cárcel, que está condenado a 30 años de prisión, Dios va a resolver esto a través de jueces justos que tendrán que aparecer así sea en la última instancia, quiero ser senadora no para trabajar por Plazas Vega, sino porque con esta dura prueba, he tenido que darme cuenta de la situación que viven miles de familias de las Fuerzas Armadas y es por ellos que voy a trabajar y por el país, porque un país que aniquila a las fuerzas armadas es un país totalmente derrotado”.