Intervención Foro Víctimas de las FARC – Senado de la República

0
529
logo_20congreso_1
logotv

Buen día a todas de las verdaderas víctimas de las FARC que se encuentran en este recinto. Muchas gracias al senador Mauricio Lizcano por esta grata oportunidad.

Primero quiero contarles que es el primer foro al que asisto, de víctimas de las FARC; de alguna manera como un rechazo que he tenido desde el principio porque quiero que todos sepan que soy de aquellas que tampoco está creyendo en el proceso de paz, que tampoco está creyendo en las intenciones mentirosas donde nos han dicho que ellos quieren hacer “justicia, verdad y reparación”; soy una convencida de que este proceso de paz, de parte de las FARC, solo tiene un propósito que es el de llegar al poder, acabar con la libertad de los colombianos; y ha sido por eso que nunca he asistido a ningún foro. Pero cuando el Dr. Lizcano me invita a este foro, el corazón me dijo que al ser esta la casa de la democracia aquí debía asistir.

Presento mi respeto y admiración a todos los que están acá, que han tenido la valentía, que han tenido la fuerza para asistir a todos estos foros, donde se ha sabido que varios han sido maltratados; yo también he sido maltratada, he sido maltratada por la justicia de este país, y por eso sé lo que se siente por ese maltrato.

Absoluta identificación con las palabras de la senadora Sofía Gaviria. Me identifico con sus palabras.

A continuación, y siendo nueva en estas lides, leeré las siguientes palabras:

Bogotá, D.C., Agosto 14 de 2014

 

Teniendo en cuenta el mal precedente  establecido en los foros de discusión de víctimas que se han venido desarrollando por parte del Gobierno Nacional, la Universidad Nacional y las Naciones Unidas, en el sentido de negarse a reconocer como víctimas del accionar delictivo de los  narcoterroristas de las FARC a los miembros de la Fuerza Pública y sus familias, como primera medida es necesario exigir de carácter apremiante el cumplimiento de las normas legales que sobre este particular están definidas en el ordenamiento jurídico colombiano, en el entendido de que este manifiesta con total claridad quienes  deben ser reconocidos como víctimas de los grupos armados organizados al margen de la ley. 

Conforme con lo anterior, el Artículo 5° de la Ley 975 de 2005, ratificado por la 1592 de diciembre de 2012, que me permito citar a continuación, define con precisión la condición de víctima en estos términos:

“Definición de víctima. Para los efectos de la presente ley se entiende por víctima la persona que individual o colectivamente haya sufrido daños directos tales como lesiones transitorias o permanentes que ocasionen algún tipo de discapacidad física, psíquica y/o sensorial (visual y/o auditiva), sufrimiento emocional, pérdida financiera o menoscabo de sus derechos fundamentales. Los daños deberán ser consecuencia de acciones que hayan transgredido la legislación penal, realizadas por miembros de grupos armados organizados al margen de la ley”.

 Como se pudo ver, este artículo  precisa y  ratifica la definición de víctima de grupos armados organizados al margen de la ley.

Así mismo, el artículo antes mencionado  señala en el inciso 4 que:

“Igualmente, se consideraran  como víctimas a los MIEMBROS DE LA FUERZA PÚBLICA que hayan sufrido lesiones transitorias o permanentes que ocasionen algún tipo de discapacidad física, psíquica y/o sensorial (visual o auditiva), o menoscabo de sus derechos fundamentales, como consecuencia de las acciones de algún miembro de los GRUPOS ARMADOS ORGANIZADOS AL MARGEN DE LA LEY.”

“Así mismo, se tendrán como victimas al cónyuge, compañero o compañera permanente y familiares en primer grado de consanguinidad, de los miembros de la Fuera Pública que hayan perdido la vida en desarrollo de actos del servicio, en relación con el mismo, o fuera de él, como consecuencia de los actos ejecutados por algún miembro de los grupos armados organizados al margen de la ley”

“También serán victimas los demás familiares que hubieren sufrido un daño como consecuencia de cualquier otra conducta violatoria de la ley penal cometida por miembros de grupos armados organizados al margen de la ley”

Teniendo en cuenta que en la actualidad el Gobierno Nacional se encuentra adelantando conversaciones  con los cabecillas del grupo  narcoterrorista de las FARC y que se ha llegado al punto de victimas de esta organización delincuencial, no se entiende entonces, cómo  han sido literalmente discriminados e invisibilizados los miembros de la Fuerza Pública y sus familiares que palmariamente han sido victimas   de violaciones al DIH y a los Derechos Humanos por parte  de  este grupo terrorista,  más aún, cuando la ley sin temor a duda, los señala como tal.

Pero en cambio, y por el contrario, los erróneamente encargados  de seleccionar las victimas de este grupo, realizaron  una gran campaña propagandista y de visibilización de muchas personas a quienes presentaron públicamente como víctimas del Estado Colombiano, señalando a miembros de la fuerza pública y a delincuentes de las autodefensas campesinas como sus directos responsables, cuando esta actividad y reconocimiento ya ha sido realizado por la Fiscalía General de

La Nación, en el proceso de Justicia y Paz, demostrando así, que la verdadera intención de quienes están escuchando y seleccionando a los quejosos y dolientes, es la de enredar y opacar la presencia de miles de victimas de las FARC.

También hemos recibido información que en los foros realizados, han hecho presencia activistas de la Izquierda Radical tratando de intimidar a quienes se presentan como víctimas de la organización delincuencial.

Como representante del sufrimiento y del dolor de las familias y miembros de la fuera pública, causados por el terrorismo y la persecución jurídica injusta, hago un llamado de atención al Gobierno Nacional, para que en este caso, cumpla con la ley y los compromisos con las Fuerzas Armadas de Colombia y sus familias.

A la vez, les informo que realizaremos un seguimiento y control detallado al reconocimiento justicia y reparación de las víctimas de las FARC y pongo mi oficina a  disposición de ustedes para recibir los informes y quejas pertinentes.

Dejar respuesta