Treinta y seis (36) días completa secuestrado por el ELN el Cabo Villar

Cuando de asuntos de la Fuerza Pública se trata, la displicencia del gobierno se hace absolutamente evidente. Parece ser que los esfuerzos del ejecutivo están concentrados en  otorgar sin pudor todo tipo de concesiones a criminales, permitir el despeje de zonas para que los terroristas se movilicen sin restricción alguna por el territorio nacional y  admitir la   violación del Derecho Internacional Humanitario  donde se toman escuelas a mano armada, entre otras inaceptables complacencias.

Con que ligereza e irresponsabilidad se habla de posconflicto, cuando se le oculta al país que la violencia ocasionada por el ELN se ha venido exacerbando en proporciones alarmantes. Hoy en día, el ELN se ha vuelto tan poderoso como las FARC, quienes además delinquen en asocio y con cambio de brazalete para seguir cometiendo sus fechorías, frente a las que ninguna autoridad ha reaccionado con contundencia.

Tal es el caso del Cabo Segundo JAIR DE JESÚS VILLAR ORTÍZ, quien lleva 36 días secuestrado por el grupo narcoterrorista del ELN. Quisiera preguntarle al Ministro de Defensa, luego que calificó en su momento este secuestro como “irracional y delirante”, ¿cuáles han sido las acciones que se han emprendido para devolver a la libertad al Cabo Villar?. Es inadmisible desde todo punto de vista que haya sido más importante promover un homenaje al cura Camilo Torres, reconocido terrorista del ELN, que exigir la libertad de un héroe de la patria.

Lo propio está ocurriendo con las FARC. Se iniciaron unas conversaciones sin ninguna condición, razón por la cual, hoy vemos que esta organización criminal no ha entregado uno sólo de sus secuestrados, ni uno sólo de sus menores reclutados. ¿De cuál paz estamos hablando? ¿Una paz de secuestros y extorsiones?, ¿una paz de pedagogía de fusil?, ¿una paz de despeje de territorios?, ¿una paz donde un grupo terrorista se sienta a poner condiciones mientras que su socio de causa sigue delinquiendo y derramando sangre?, ¿una paz claudicante y que somete al ciudadano de bien?.

Lamentablemente se confirmó que en la tarde de ayer los soldados profesionales Hernán Darío Baltazar Rosario y Jhon Arango Arroyave fueron asesinados por el frente Resistencia Guamaco del ELN, en el corregimiento de Puerto López del municipio de El Bagre en Antioquia.

La F.M, medio que publicó la noticia, escribe en uno de sus apartes: “Las autoridades investigan las denuncias de la comunidad, respecto a una presunta alianza de las guerrillas de las Farc y el ELN para enfrentarse contra la banda criminal del Clan Úsuga, con el fin de conservar el control territorial de las rentas ilícitas”.

De igual forma nos enteramos que el ELN incineró dos carrotanques en Paz de Ariporo, el crudo fue vertido a predios del sector.

 Urge carácter, valor y determinación, de tal manera que prevalezca el peso de las instituciones y no el capricho de los bandidos.

Dejar respuesta