Aumentan capturas de ciudadanos venezolanos por tráfico de droga

0

De acuerdo con las autoridades de policía en un 300 porciento aumentaron las capturas de ciudadanos venezolanos, por intentar sacar cocaína desde Colombia para los Estados Unidos y Europa.

El informe presentado por la Policía aeroportuaria en El Dorado de Bogotá indica que en lo corrido de 2017, trece ciudadanos de ese país han sido sorprendidos llevando droga en su cuerpo o equipaje.

Uno de los principales destinos de la droga es España, donde el kilo de coca cuesta 35 mil Euros, cerca de 120 millones de pesos.

Crisis financiera nacional golpea a los hospitales

0

Según la Asociación Colombiana de Hospitales el 14 por ciento de las instituciones, de las mil que funcionan en el país, han tenido que cerrar servicios médicos por crisis financiera.

La Asociación reveló que los servicios que más cierran son especialidades, urgencias, unidad de cuidados intensivos y  medicina interna.

Según el reporte, el 29 por ciento de los hospitales, disminuyeron su capacidad, ante el déficit presupuestal.

¿POR QUÉ EL ESCÁNDALO?

0

Por: Fernando Londoño Hoyos

Se nos olvida que hubo un día en el que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia se hicieron matar por no entrar en componendas con los extraditables. Se nos olvidan las palabras de una Magistrada de Manizales, Fanny González Franco, dichas a las puertas de la muerte, que debían ser de obligado aprendizaje en todas las Facultades de Derecho y  presidir los salones de audiencia de todos los tribunales de Colombia.

Se nos olvidan los magistrados y jueces y abogados asesinados por la mafia porque no vendieron sus conciencias, a sabiendas de la suerte que les esperaba.

¡Para saber que pasamos de esos héroes y esos mártires a lo que vino después! Y a lo que nos avergüenza ahora cuando debíamos estar avergonzados hace años. El mayor escándalo es que solo ahora nos escandalicemos.

Porque este es el mismo país del proceso 8.000, en el que la mayoría corrupta de los jueces instructores, los Representantes a la Cámara, absolvieron a Ernesto Samper a cambio de la mermelada de entonces, que corrió a raudales para pagar ese favor.

Este es el mismo país en el que se eligieron 4 contralores generales de la República que terminaron en la cárcel por corruptos.

Este es el mismo país en el que un Procurador General de la Nación, un tal Vásquez Velásquez pagó prisión por corrupto; en el que otro fue a Panamá a negociar la dignidad de la Nación con Pablo Escobar y sus sicarios; y en el que otro, Jaime Bernal Cuéllar, terminó de abogado de DMG, para facilitar la mayor estafa que se ha conocido en América.

Este es el mismo país que tuvo por Fiscal General de la Nación al fulano Mario Iguarán, cuyas hazañas putrefactas nadie olvidará.

Este es el mismo país que eligió Fiscal a Eduardo Montealegre, que se dedicó a pagar favores a los jueces que le prolongaron su cargo tres años, mediantes contratos nauseabundos. Uno de esos contratistas es el actual Ministro de Justicia, Gil Botero, que se robó ochocientos millones de pesos por esta vía tan expedita.

Este es el mismo país que le permitió a un mafioso italiano, Giorgio Sale, socio del Mono Mancuso, que llenara de halagos, trago, viajes, relojes y atenciones a los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo Superior de la Judicatura sin que pasara nada.

Este es el mismo país que le ha permitido a los Magistrados de la Sala Penal de la Corte que condenen sin pruebas ni razones a varios altos funcionarios del Gobierno de Álvaro Uribe, solo porque fueron funcionarios de ese Gobierno que deben perseguir.

Este es el mismo país que se escandaliza porque una pobre muchacha escolta del DAS haya puesto una máquina de grabar en sesiones plenarias de la Corte, pero no se escandaliza que en esas grabaciones los magistrados dijeran que no fallarían en Derecho sino por conveniencias políticas.

Este es el mismo país que le permitió a la FiscalAngela María Buitrago, que se inventara una diligencia judicial que no se hizo nunca, con un testigo que juró mil veces que habían usado su nombre y que la firma que impusieron no era la suya. Y el mismo país en que el cotejo grafológico lleva años pendiente, porque los colegas de la Buitrago se niegan a practicarlo.

Este es el mismo país que le tolera a un congresista que se meta en las cárceles a buscar testigos falsos contra quienes estima sus rivales o enemigos políticos.

Este es el mismo país en el que las Altas Cortes  engavetan sentencias para prolongar de facto condenas infames proferidas contra personas que el Presidente que los hace elegir considera peligrosas para su causa.

Este es el mismo país en el que las tutelas se volvieron conocido y gigantesco negocio de jueces y magistrados corruptos. En el que los Magistrados de la Corte Constitucional reciben dinero por escoger esas tutelas para fallarlas como les da la gana. El país donde se hace “vaca” para comprar la conciencia de los Jueces más altos.

Este es el mismo país en el que ya salieron libres todos los delincuentes de lesa humanidad de las FARC, y a otros se les garantiza que no pagarán un día de cárcel, porque la paz es el más alto valor jurídico, según dice un experto en axiología, que no sabe lo que sea la axiología.

Este es el mismo país que se dejó robar una bonanza petrolera de más de sesenta mil millones de dólares y se dejó montar en un endeudamiento externo parecido, sin preguntar a los bolsillos de cuáles corruptos fue a parar semejante fortuna.

Este es el país que ahora sí se escandaliza, porque el escándalo lo descubrieron en los Estados Unidos. Solo por eso.

Corrupción moral e institucional

0

Por: Thania Vega de Plazas

El más reciente caso de corrupción en la Corte Suprema de Justicia, debe llamar al país a serias reflexiones sobre lo que está pasando con el modelo de “justicia” que se está aplicando, pues como fue evidente, se trata de una justicia politizada y amañada que favorece al que mejor pague para que escondan el proceso o para que le den la absolución, no en derecho sino como un vulgar negocio.

Los principios y valores que rodean la justicia como el respeto, la ética, la responsabilidad, la honestidad y la lealtad por nombrar algunos de éstos, no se ven reflejados hoy en nuestros tribunales y cortes, donde el “mejor” abogado es aquel que con trucos y maniobras logra sacar de la cárcel al violador, asesino y ladrón.

El abogado en Colombia que actúa acorde con las normas, principios y valores que aprendió en sus años de carrera de derecho, queda tendido en la larga carrera judicial, por ese concepto de ser avivato que no es otra cosa que el actuar mal, pasando sobre los demás para lograr su fin.

Las escuelas de Derecho que se cuentan por cientos en Colombia, deberán replantear sus cátedras y filtros, para presentar a la sociedad, verdaderos abogados, hombres honorables que puedan impartir justicia donde prime la honradez y rectitud; como lo enseñó el filósofo Platón basado en la prudencia, la templanza y la valentía.

Decía el doctor Jesús Vallejo Mejía, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, que al Palacio de Justicia, donde operan las Altas Cortes, desde hace mucho tiempo es llamado también “Casa de la Moneda” por los mismos juristas que frecuentan los tribunales; mucha razón tiene cuando la noticia de la semana es que abogados visitan a magistrados y pagan con dinero sentencias absolutorias y en el menor de los casos dan plata para que se engaveten procesos.

Conozco en carne propia el dolor, la angustia e impotencia de muchos colombianos y sus familias víctimas de ésta injusta y corrupta justicia. Después de ocho años y medio, con una fiscal que usó pruebas inventadas, testigos amañados y algunos jueces prevaricadores, mantuvieron privado de la libertad a mi esposo, el Coronel Luís Alfonso Plazas Vega, gracias a la divina providencia, absuelto de todo cargo y en libertad.

Cuando en una nación los jueces se corrompen, todo lo está. Desde el primer cargo de la nación escuchamos todos los días los escándalos de corrupción con Odebrecht, sus ministros implicados y también parlamentarios.

La corrupción moral e institucional de Colombia ha tocado fondo y afectado todas las esferas de una sociedad que no confía en los que están llamados a ser guardianes de sus derechos y defensores de los deberes.

Solo nos queda el desesperado llamado a la nación para que iluminemos el camino de nuestros jóvenes, basados en la rectitud de los actos, para construir valores que hagan posible la vida en sociedad.

No podemos permitir que el faro moral de un país que es la justicia, continúe en manos de los más peligrosos delincuentes que deciden quién es inocente y quién no, sin obrar en derecho.

Para desgracia nuestra, viene la JEP, a corroborar que la impunidad y la plata son el común denominador de una moribunda “justicia” que se hunde en el mar del deshonor.

La ONU se encarga de recibir el inventario de los bienes de las FARC

0

De acuerdo con el Ministro del Interior, Guillermo Rivera, el presidente Juan Manuel Santos ya designó mediante decreto a la ONU para que reciba el inventario de bienes y activos de los terroristas de las FARC.

El ministro dijo que toda la información está en un sobre cerrado y que será entregada al director del patrimonio autónomo y que con eso se contribuirá a la reparación de las víctimas.

Valdrá recordar que el terrorista Andrés París había dicho que con el gobierno habían acordado que parte de sus bienes serían destinados para el fondo económico que permitirá la creación del partido de las FARC.

La miseria moral

0
Uribe Centro Democratico

No hay como disimular, ni para qué intentarlo, el valor, el alcance catastrófico de la tragedia moral que ha caído sobre Colombia, no hay para qué intentarlo. Lo único que podemos hacer, es enfrentarlo, pero enfrentarlo en todas sus vertientes, universalmente y entender qué es lo que ha pasado. Que el poder judicial se ha corrompido en Colombia, eso no tiene ninguna duda; y no lo sabemos de ahora, lo sabemos desde hace rato…

 

Las zonas veredales no se acaban, solo cambian de nombre

0

El ministro de la Defensa, Luís Carlos Villegas afirmó que desde hoy las zonas veredales tendrán un dispositivo de seguridad de por lo menos 40 policías y entre 450 o 500 hombres de las Fuerzas Armadas para prestar seguridad a los terroristas de las FARC.

Según Villegas la presencia de los hombres de la Fuerza Pública será por espacio de tres años, donde en algunas de las 26 zonas habrá policía y Ejército según la necesidad.

Para el ministro con estas decisiones se garantiza incluso el acceso a la justicia en las veredas donde nunca hizo presencia el Estado.

De matar colombianos a enterrar la democracia

0

Por: Thania Vega de Plazas

A los terroristas de las FARC no les bastó con su accionar criminal en contra de Colombia y ahora llegan en pocos meses de manera definitiva al Congreso de la República, para ocupar las curules que les entregó el presidente Juan Manuel Santos y terminar de acabar con la democracia y las instituciones de la República; su objetivo fundamental, llegar al poder.

Serán 10 curules en el Congreso, 5 en Senado y 5 en Cámara que ocuparán sin necesidad de voto alguno; su partido se llamará Fuerza Alternativa por la Reconciliación de Colombia – Esperanza del Pueblo (FARC-EP), lo que significa que el movimiento terrorista no desaparece y por el contrario se convierte en el movimiento “político” más rico del mundo, pues los terroristas según la revista The Economist, tienen más de (US10.000.000.000) diez mil millones de dólares en recursos económicos, entre los que se cuentan, fabricas, empresas, hoteles, vehículos, casas, fincas e inversiones financieras.

Llegarán a dictar las leyes de un país a su conveniencia y lo harán sin haber pagado un solo día de cárcel por sus crímenes atroces y de lesa humanidad, gracias a la Amnistía e Indulto y la llamada Justicia Especial para la “Paz”.

Las más recientes noticias indican que el bandido guerrillero alias Iván Márquez, quien tiene condenas en su contra que suman más de 760 años de prisión, será el personaje que encabece la lista al Senado de la República; mientras tanto el terrorista alias Pastor Alape, solicitado en extradición por los Estados Unidos, por narcotráfico y por quien ofrecen 2.5 millones de dólares, llegará a la Cámara de Representantes.

Serán los nuevos padres de la Patria, los terroristas quienes violaron, asesinaron, secuestraron, volaron pueblos y torturaron colombianos.

Tendrán todo el dinero de su actividad ilícita en el narcotráfico, la minería ilegal y el secuestro para hacer campaña; pues el presiente Santos no solo les regaló las curules, sino que mediante el Decreto-Ley 903 del 29 de mayo, les permitirá usar sus bienes para hacer política y de una vez lavar los cientos de millones de dólares mal habidos.

No solamente veremos a Márquez y a Pastor Alape en Senado y Cámara; también estarán alias Carlos Antonio Lozada, Marcos Calarcá, Andrés París, Victoria Sandino, Jesús Santrich y Rodrigo Granda, legislado para Colombia con su doctrina comunista-Marxista, esa misma que hoy tiene a Venezuela sumida en el dolor y el desespero.

Según nuestra maltratada Constitución Política en su artículo 179; “No podrán ser congresistas: 1. Quienes hayan sido condenados en cualquier época por sentencia judicial, a pena privativa de la libertad, excepto por delitos políticos o culposos.

Para el caso, los futuros congresistas de la guerrilla, todos están condenados a penas privativas de la libertad por delitos de lesa humanidad y violaciones al Derecho Internacional Humanitario, que no es poca cosa.

El problema de pensar en que las FARC llegarán o no al poder, está en lo que no quieren reconocer muchos en éste país, y es que los guerrilleros ya se tomaron la patria, ya son dueños de las instituciones y de la democracia.

Es doloroso e imposible de comprender que mientras a un buen hombre como Óscar Iván Zuluaga desde tres años lo persiguen jurídico-politicamente y le buscan cuanta cosa para sepultar su aspiración a la presidencia, los mayores crimínales de la historia con matar y secuestrar tuvieron para que les entregaran el poder. Eso no se llama hacer la paz, eso se llama abdicar ante el terrorismo y entregar el país.

…FIN…

“A las cosas colombianos”

0

Nos parece a veces que desde luego con la inmensa desproporción que significa el talento del hombre que vamos a citar con el nuestro; estamos un poco desempeñando la misma tarea. Don José Ortega y Gasset, en vísperas de la espantable guerra civil española, que prácticamente liquidó ese país por tantos años, llamaba a los españoles para que se ocuparan de las cosas…

ASPIRINAS PARA UN CÁNCER

0
Uribe Centro Democratico

Por: Fernando Londoño Hoyos 

La economía colombiana sufre de cáncer terminal. Y el médico que la atiende le receta un par de aspirinas.

Tiene cáncer la economía que creció en el 2.015 el 3%, el 1.8% en el 2.016 y el 1% en la mitad del 2.017. Colombia no puede crecer menos del 4.5% anual. Por debajo de esa cifra se muere. Como se está muriendo..

Tiene cáncer una economía que lleva a cuestas la cruz de un déficit fiscal que para este año vale 35 billones de pesos. Imposible caminar con esa carga encima.

Tiene cáncer una economía que padece un déficit pensional de más de cuarenta billones de pesos anuales de costo.

Para solventar esos faltantes y para robar a discreción han endeudado el Estado hasta la friolera de 487 billones de pesos. La deuda externa alcanza los setenta mil millones de dólares y para servirla hay que desembolsar cincuenta billones de pesos anuales. Es un cáncer terminal.

La industria no podría crecer menos del 6 0 7 por ciento anual. Está cayendo en términos absolutos. Eso es desempleo, competitividad en ruinas, atraso tecnológico irreparable. Las cifras manipuladas mostraron cierto desahogo con la entrada en producción de la Refinería de Cartagena. El desplome ya se comió esa producción excepcional.Fabricato tuvo que parar su producción, Argos vio caer sus utilidades en el 85% y la lista de desventuras sería interminable.

El comercio no vende, porque se le ahogaron sus compradores. La gente no tiene con qué comprar comida, ni ropa, ni zapatos. No quieren decirlo, pero caen hasta las ventas de cerveza y gaseosas, las bebidas del pueblo.

La cartera vencida en poder de los bancos se reconoce en 17.7 billones de pesos, después de todas las maromas para negociarla y refinanciarla. Por primera vez en muchos años caen las utilidades de los bancos y revelan pérdidas las compañías de financiamiento, que es por donde siempre empiezan las grandes crisis.

Estamos exportando lo que hace 60 años nos mantenía: petróleo y café. Pero arruinamos la industria petrolera. En este año no se ha practicado una hectárea de sísmica, condición para que haya exploración y para que sean posibles los nuevos hallazgos. Los oleoductos vuelan en pedazos o los perforan para robarlos y procesar cocaína; las comunidades resuelven, en consultas malditas, que no aceptan taladros; otros, también movidos por la guerrilla que supuestamente no existe, invaden los centros de producción. En total hemos perdido el 15% del crudo, 150.000 barriles por día.

La minería legal está siendo borrada del mapa. O la prohíben las consultas  o la despedazan los mineros delincuentes, como en Segovia y Remedios. El 90% de las exportaciones de oro de Colombia tiene origen criminal..

El tipo de cambio está sobre valuado.Las mil toneladas métricas de cocaína que producimos para que Santos y las FARC vivan en buena paz y compaña se dejan sentir en muchas regiones. Ahí está la clave de los empleos del DANE, del dólar barato y también del contrabando y de toda la enorme economía sumergida, que es la parte más azarosa del cáncer que nos aflige.

Las cifras que salen a la luz, ocultan la tragedia de un pueblo miserable. El 32% de las familias colombianas no satisface sus necesidades básicas, según el DANE. En términos menos sofisticados decimos que tiene hambre. La mitad de los empleos registrados son “informales”, lo que significa que la mitad de los empleados vive, si eso es vivir, del llamado rebusque, que es el heroísmo de la supervivencia. Padecemos el mayor desempleo juvenil de América y los alimentos no suben de precio porque no hay compradores.

En medio de este desolador panorama aparece Santos en Cartagena, invitado por su empleado mejor pago, el presidente de la ANDI, anunciando sus medidas para recuperar el ritmo económico. Son las aspirinas para el paciente moribundo.

La primera es para llorar. En adelante no se calculará la tasa de usura cada tres meses, sino cada mes. Haciendo cuentas, la tasa de interés bancario, con inflación del 4% anual, bajará el 0.75% sobre el 32% que ahora se paga. Fuera de lo torpe y anti técnico de la medida, los deudores insolventes, los que están comprando mercado difiriendo el pago de la tarjeta a 12 meses, los que la pagan  con los avances de las otras dirán “qué alivio!”

La segunda aspirina es para morirse de la risa. El Gobierno rebaja los aranceles de bienes de capital y de materias primas, para abaratar los costos de producción de industrias quebradas, que compiten con los contrabandistas de las FARC.¡La competencia que les montó Santos!

En los estertores de la agonía más dolorosa, al enfermo le ofrecen dos aspirinas. No le quitan un ápice de dolor, pero le producen incómoda acidez estomacal. Y que se muere, se muere.