“El llamado proceso de paz” por Thania Vega en Ideas para la Democracia

0
536

Quiero agradecer la invitación a escribir en esta revista, Ideas para la Democracia, que nace con este número, es un gran honor para mí y para mis deseos de servir a los colombianos.

Se me pide hablar de un “Proceso de Paz”, para referirme a las conversaciones que el Gobierno Nacional mantiene en La Habana con el grupo terrorista de las Farc.

La primera claridad es que deseo la paz como la mayoría de colombianos, anhelo una paz real y verdadera, pero estoy convencida que la paz no se “firma”, se construye. Esta aclaración la hago porque tristemente, como senadora del Centro Democrático, he tenido que escuchar agravios, como que somos enemigos de la paz, promotores de la guerra, guerreristas, “uribestias” y en fin calificativos agresivos, por el solo hecho de manifestar nuestras críticas, a un proceso donde vemos de manera clara, que las exigencias se están dando solo del lado de quienes han cometido toda clase de delitos durante años: secuestros ,asesinatos, reclutamiento de niños, violaciones, depredación del medio ambiente, ataques a la infraestructura energética y vial, narcotráfico, en fin, terribles atropellos contra un país y sus ciudadanos.

Esas exigencias las conocemos por sus voceros, que son quienes salen constantemente a los medios con actitud soberbia y arrogante, a decir que son las víctimas y no los victimarios, que no reconocen delitos, “que todo lo que han hecho es buscar justicia social y un mejor país para todos”.

Uno de los pilares de la democracia es la libre expresión y por eso no está bien que se ataque de la manera que se está haciendo, a quienes pensamos de manera diferente, tenemos el derecho de opinar y argumentar nuestros puntos de vista sin ser maltratados verbalmente, si es que todavía vivimos en un país democrático; y precisamente una de mis más grandes preocupaciones es que después de un proceso como este, Colombia deje de serlo.

Empezaré por decir que ese proceso no lo es de paz, es un proceso de sometimiento a la voluntad del grupo terrorista Farc, el que más daño les ha causado a los colombianos en toda su historia.

Veamos solo algunos de los aspectos que me parecen más preocupantes de estos “diálogos” que llaman “Proceso de paz”.

Se dice que van a hacer “dejación”, no entrega de las armas, y aunque nos digan que no, allí hay una gran diferencia, esa es una figura contraria a la paz. ¿Dónde van a “dejar” las armas? ¿Debajo de la cama? Nos están engañando, porque sencillamente ¡no van a entregar las armas! Las van a mantener ellos mismos. Van a permanecer armados. Quieren seguir usando las armas con las que han masacrado al pueblo colombiano por si no les cumplen sus exigencias, esa es la verdad.

Las Farc están pretendiendo participación política y que les den curules en el Congreso de la República. ¿Y quién dijo que en una democracia las curules se asignan? Las curules en los cuerpos colegiados se obtienen con los votos de quienes van a ser representados en dichos cuerpos. No está bien cambiar las reglas del juego democrático de manera tan absurda. Sencillamente nos van a someter a tenerlos en el Congreso sin representar a ningún colombiano, van a ser los representantes del terrorismo que han practicado por medio siglo. En ese momento el Congreso no sería el templo de la democracia, sino la guarida de un grupo criminal.

Aparecería una nueva figura en el escenario nacional: tendríamos unas personas que no tienen hoja de vida, sino prontuario criminal, actuando como congresistas, con armas de uso privativo de las Fuerzas Militares, guardadas en su casa, por si acaso lo que ellos proponen en los debates no se obedece. Nos están sometiendo a respetarles unas curules con armas. Eso es un despropósito.

Están diciendo que ellos no pagarán un solo día de cárcel. ¿Cómo así? ¿Y dónde quedan las masacres cometidas por ellos? ¿Y la destrucción de centenares de pueblos a lo largo de tantos años de maldad? ¿Y cuál es la reparación a las víctimas, viudas, huérfanos, padres desconsolados? no solo de civiles sino también de miembros de la Fuerza Pública asesinados; si la primera reparación al ser humano es que el Estado castigue a los delincuentes, para que sus fechorías no terminen siendo cobradas por la mano directa de los afectados. Es que la sanción a los responsables de crímenes está en manos del Estado, y si son crímenes horrendos, como lo son la mayoría de los que los terroristas de las Farc han cometido, con mayor razón.

Sencillamente nos están sometiendo a la impunidad de los más grandes crímenes contra la humanidad, por voluntad de unas conversaciones en donde una parte da instrucciones y la contraparte obedece.

Hablan las Farc del Cese de fuego, pero exigen que sea tanto de ellos como del Estado de Derecho. Es decir los terroristas pretenden que desaparezcan las Fuerzas Militares. Que desaparezca Colombia como Nación soberana.

Está muy claro en la Constitución Nacional en el artículo 217: “La Nación tendrá para su defensa unas fuerzas militares permanentes constituidas por el Ejército, la Armada y la Fuerza aérea. Las Fuerzas Militares tendrán como finalidad primordial la defensa de la soberanía, la independencia, la integridad del territorio Nacional y el orden constitucional”. Por tanto un cese bilateral seria además de un despropósito, un acto inconstitucional.

Serían muchos más los temas donde encuentro que este proceso no es de paz, sino simplemente un camino para llegar al Poder. Las Farc lo tienen claro y no lo niegan, es por eso que jamás ha estado en duda, que no dejarán su lucrativo negocio del narcotráfico, que los ubica como el mayor cartel de droga en el mundo. Y tampoco está en sus planes ningún tipo de reparación a las víctimas, empezando porque ellos se consideran las víctimas.

Soy una convencida de que valores como la Democracia, la Libertad y la Justicia son indispensables para la Paz, y es por eso que no confió en este proceso y pido a Dios poder seguir viviendo en un país donde se tenga la valiosa Libertad para expresarlo.

 

THANIA VEGA DE PLAZAS

H. Senadora del Centro Democrático

Fuente: www.foroideasparalademocracia.com

Dejar respuesta