Constancia sobre arbitrariedad cometida contra jóvenes venezolanos

0
544

Ante los hechos espeluznantes de la semana pasada, cuando el Gobierno colombiano entregó estudiantes venezolanos al régimen del vecino país, debo dejar constancia ante esta Comisión y la opinión pública.

Lorent Enrique Gómez Saleh y Gabriel Valles, entre otros muchos jóvenes, han sido víctimas de la persecución del gobierno tiránico venezolano que traspasó fronteras para perseguir, capturar y judicializar a opositores estudiantiles que luchan por la libertad y los valores democráticos de su país y del continente.

Más grave aún es la participación activa del poder ejecutivo de Colombia, el cual se equivoca al capturarlos y entregarlos, a pesar de que no existía ninguna orden de captura o pedido de extradición.

Estos estudiantes debieron huir de su país por temor a que fueran asesinados. Colombia ha entregado a Venezuela a varios de estos jóvenes que han sido perseguidos y golpeados.

Esto es una violación a tratados internacionales, pues un país no puede deportar a un ciudadano el cual tenga en peligro su vida, sólo al ser opositor de una dictadura que hoy es cuestionada por el mundo entero, como lo es Venezuela, al ser permanente violadora de los Derechos Humanos.

Añado a todo lo anterior, el reprochable manejo que Migración Colombia le dio a la expulsión del país de los estudiantes: estos fueron entregados al Servicio Bolivariano de Inteligencia de Venezuela (SEBIN), los cuales les violaron el derecho al debido proceso, al libre tránsito, a la libertad personal y estuvieron desaparecidos e incomunicados por varios días.

Sólo debo esperar y pedir que esto no sea un anuncio de lo que pasaría en Colombia a quienes nos oponemos a un proceso como el que se desarrolla en Cuba y que tiene como base la impunidad y el premio a los terroristas.

Que esto que pasó el jueves, no sea un anuncio de persecución a los opositores democráticos que alzamos y alzaremos siempre nuestra voz ante el flagrante deterioro de seguridad del país. Y mucho menos, que no vaya a ser una advertencia de lo que nos puede pasar a quienes nos indignamos ante la persecución judicial arbitraria a Policías y Militares que han perseguido criminales que tanto daño le han hecho al país.

Lorent Saleh, Gabriel Valles y todos los jóvenes que luchan por defender la democracia, merecen nuestra atención y ayuda.

Sus vidas están en peligro y el gobierno Colombiano debe dar explicaciones y abogar por el respeto a sus derechos.

Colombia no puede convertirse en cómplice de ninguna tiranía.

Muchas gracias,

Bogotá, D.C., Septiembre 9 de 2014

___________________________
THANIA VEGA DE PLAZAS
Senadora
CENTRO DEMOCRÁTICO

Dejar respuesta