Colombia preservó su libertad

0
1225

Por: Mercedes Montero

Que alivio tan grande sentí cuando vi que el resultado del plebiscito llevado a cabo en Colombia el 2/10/2016, para aprobar o improbar un ”Acuerdo de Paz” que llevaba cuatro años cocinándose en la Habana, bajo la tutela de Raúl Castro, Juan Manuel Santos y Timochenko, máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC) que lleva 50 años destrozando a Colombia y, envenenando al mundo entero mediante el tráfico de droga, el cual fue rechazado con un victorioso NO por el pueblo colombiano, consciente de lo que hubiera significado para el país y su nación el triunfo del mal.

Por supuesto que le tenía que tomar a estos personajes un buen tiempo tratar de revestir con un falso manto de Paz y democracia un engaño que tenía como objetivo lograr que el Castro comunismo se apoderara de Colombia, tal y como se apodero de Venezuela, acabara con la democracia más antigua de Latinoamérica mediante la infiltración de todas sus instituciones y la corrupción del también más profesional y mejor formado ejercito de toda la región.

El tal “Acuerdo de Paz” estaba lleno de injusticia, pretendía borrar miles de asesinatos en territorios colombiano y venezolano, secuestros, robos, violaciones, asaltos, tráfico de drogas, delitos de los cuales los narco guerrilleros no se arrepienten y pretenden que se los vea como “luchadores por la libertad”, se les daba curules en el congreso sin haber sido votados, se les aseguraba ingreso, vivienda y toda clase de prebendas, a todo lo cual se llamaba” hacerles reconocimiento “, dejando de lado no solo a los soldados colombianos y sus familias mal pagados y abandonados cuando quedan discapacitados por efectos de las minas y las bombas, además de los casi 2.500 militares acusados de “falsos positivos” cuando en realidad dieron de baja a guerrilleros en combate; también a los miles de campesinos, ciudadanos comunes que han sido asesinados, secuestrados y torturados por las FARC. Es más el acuerdo incluía que los jueces para juzgar a las FARC fueran designados por universidades públicas de tendencia revolucionaria.

Cierto en Colombia afortunadamente, aunque por un pequeño margen gano el NO, pero hubo una gran abstención, lo cual indica que queda mucho trabajo por hacer. Al pueblo colombiano le sobran las razones para rechazar el irrito acuerdo de Paz propuesto por el Castro comunismo a través de JM Santos, sobre esa base es que los colombianos tienen que trabajar, tomar conciencia sobre el significado de lo que es perder la democracia, para evitar llegar al estado de debacle en todos los sentidos al que ha llegado Venezuela; país que afortunadamente cuenta hoy en día con una nueva pléyade de jóvenes líderes que pagan con prisión y tortura su deseo de ver a Venezuela libre, con unos periodistas que hacen un trabajo de filigranas para propagar la verdad y con una maravillosa juventud, que ha sido vejada, encarcelada, asesinada y aun así sigue luchando por su libertad y democracia en el futuro, es una carga demasiado pesada e injusta que les toque a ellos llevar sobre sus hombros, todo lo cual se debe a que hubo gente que dejo a otros su responsabilidad. Colombianos tomen en cuenta lo que sucedió y sigue padeciendo Venezuela y sus ciudadanos, para evitar que a ustedes les suceda lo mismo.

Dejar respuesta