Terroristas de Colombia confiaban en una bruja satanista, para dañar altos mandos de las fuerzas armadas y policía

0
7624

Tomado: Portaluz

Desde comienzos de noviembre miles de personas han leído en Portaluz el testimonio del coronel Henry Armando Sanabria Cely -tomado de un video activo en YouTube desde 2011-, quien narraba cómo fue que descubrió la importancia del bautismo, al arrestar a dos satanistas el 31 de octubre de 1999 (pulse para leer)…

Ahora, este futuro general de la policía de Colombia -que se declara un ferviente devoto de la Santísima Virgen María-, revela en Portaluz detalles inéditos de su labor policial… que le confirman la existencia del demonio y la acción organizada en la sociedad de sus secuaces.  Propone además soluciones concretas para afrontar las diversas expresiones del mal en la sociedad e invita a todos los católicos a sumarse, dando una buena batalla que parte por la fidelidad a Dios en lo pequeño.

Casado, padre de dos hijas, Henry Sanabria nació en Bogotá hace 47 años. Nos cuenta que comenzó a dar sus primeros pasos en la fe gracias a sus padres, el colegio don Bosco de los Salesianos y luego por los capellanes del obispado castrense.

Con un ritmo pausado de la voz, firme, confidencia que su “amor por las cosas de Dios y por la policía” comenzó a temprana edad. Tenía apenas 16 años cuando inicia su formación policial. “Mi padre también es policía, pero la vocación… no es un hecho humano sino la voluntad de Dios… Nuestro Señor siempre nos acompañó y  aun permanecemos acá en la institución por obra y gracia de Él”, puntualiza.

Honesto, Sanabria nada más iniciar el diálogo reconoce que en un período de su vida descuidó la fe, se alejó de la eucaristía y la confesión; instancia en que “las tentaciones de poder, tener y placer”, se acentuaron dice, revelando “el poder ordinario del maligno”.

Pero Dios y el vínculo con la Iglesia son el ADN de su alma. De tal forma que “a las 6:00 de la tarde del 31 de diciembre de 2009”, la gracia de Dios tocó su corazón mientras se confesaba y escuchaba las palabras de padre Silverio: “Simplemente me dijo que el policía tiene que ser coherente con sus actuaciones… si uno está en los caminos de Dios arrastra a mucha gente hacia los caminos de Dios, pero tiene que ser coherente”.

Como especialista en seguridad pública y hombre de fe, ¿Qué factores cree influyen hoy en el incremento de adherentes al satanismo, espiritismo y otros grupos que dañan el bien común de nuestra sociedad?
Por ignorancia la gente abre puertas que considera inofensivas como el horóscopo, el tarot, consultar a falsos maestros que en realidad son brujos… El ingresar a sectas satánicas encuentra de alguna manera una base sólida en personas que carecen de todo tipo de acercamiento a  Dios, que no recurren a los sacramentos, definitivamente el no confesarse periódicamente, el no recibir el cuerpo de Nuestro Señor influye altamente en eso. La unión libre como forma humana de unirse hombre y mujer sin considerar lo que Nuestro Señor ha dispuesto -que es el sacramento del matrimonio- también influye.
Hay tanta claridad aquí en Colombia que en el artículo 5 de la ley 133 del año 1994 -que desarrolla precisamente el artículo  19 de nuestra Constitución, sobre la libertad de cultos-, se prohíbe y no contempla como libertad religiosa la práctica esotérica, parapsicológica y las sectas satánicas. Por lo tanto cualquier aspecto que tenga que ver con esas manifestaciones que no son de la divinidad, están prohibidas en Colombia.

Con casi 30 años como miembro de la Policía usted ha conocido diversas realidades de mal social. ¿Cuáles de esas experiencias vividas le han confirmado la existencia del demonio según lo enseña la doctrina católica?
Son muchas, pero a mí me llamó poderosamente la atención una… (estando) en inteligencia. De hecho fue noticia publicada por varios medios de comunicación, donde se anunciaba la captura de una bruja vinculada a un grupo terrorista de Colombia. Efectivamente, nosotros a raíz de unos actos terroristas en el sur del país iniciamos actividades de investigación criminal. Desde el ámbito de la inteligencia policial apoyamos acciones encaminadas a establecer la autoría y coparticipación en esos hechos…
Interceptamos comunicaciones a miembros de ese grupo terrorista y en ellas notábamos que hablaban recurrentemente con una mujer a quien trataban con mucho respeto; y más que respeto con temor. Ella reportaba éxito sobre algunas personas -frente a lo que estaba haciendo-, pero que no había podido con dos. Una de ellas hacía alusión al director de la policía. Nosotros creíamos que era un plan terrorista contra el Director General de la Policía y enfilamos pues obviamente nuevas actividades para contrarrestarlo. Aumentamos la capacidad humana y tecnológica para establecer de qué se trataba. Poco a poco nos fuimos dando cuenta que existía un plan espiritual para afectar al señor Director General y a los comandantes de las fuerzas militares, ejército, armada y fuerza aérea… ella insistía que no podía con dos personas… ‘porque seguramente eran muy orantes, que seguramente sus familiares oraban mucho por ellos’, porque todo lo que había intentado no lograba el objetivo de su conjuro satánico. Por supuesto lo que planeó esta célula terrorista no se logró; fueron capturados y en la vivienda de esta ‘señora o esta dama’ se encontraron elementos propios del satanismo: cartas, tabaco, muñecos vudú, tierra de cementerio, calaveras, imágenes religiosas no consagradas a Dios y fue confesado totalmente el plan que tenían contra los altos mandos militares y de la policía.

¿Existen estudios desarrollados por organismos policiales que permitan medir los daños que al alma de Colombia están provocando las sectas satánicas y otros grupos cuyas prácticas están reñidas con la fe católica? ¿Qué muestran esos estudios y estadísticas?
Los estudios que hace la policía son en el marco de la criminología… Desde el ámbito constitucional nuestra Corte en el año 2002 con la sentencia C802 fijó pautas para que se legislara en Colombia; entendiendo que es un país con personas que piensan de distinto modo, que tienen diferentes formas de ver el mundo y que esa cosmología de cada uno enfrenta realidades distintas que generan  tensiones internas y por lo tanto producen reacciones diferentes frente a los diferentes fenómenos. Entonces el tema por ejemplo del satanismo -con manifestación social entre comillas de algunas personas-, evidentemente genera reacciones… Los estudios muestran precisamente que hay aumento de suicidios, de  homicidios, aumento de delitos contra la libertad y el pudor sexual, delitos contra la familia, delitos contra el patrimonio económico, contra la vida y la integridad personal, asociados precisamente a personas que manifiestan no públicamente pero si en medio de actividades procesales, que son parte de sectas satánicas. Sobre todo aquellas personas que están en los inicios, que han sido reclutadas para  ser parte de estas sectas. Porque quienes llevan más tiempo guardan un celo especial por sus convicciones. Estadísticamente lo más afectados son quienes se encuentran entre los 15 a 22 años, al ser personas que están buscando una estabilidad emocional. De 25 años hacia arriba no se nota tanto (el daño), porque de alguna manera ya han tomado partido definitivo y protegen esos intereses malignos; son más prudentes, reservados, más estrategas en sus actividades y no son tan públicos. Como dice san Pablo a los Corintios (11) se disfrazan de ángeles de luz, mientras que los que de alguna manera utilizan esto como muestra de terror digamos, de hacerse notar, pues son los más jóvenes. En ellos encontramos las mayores consecuencias y una de ellas es el aborto.

En la zona del Quindío se ha edificado hace algún tiempo un templo satánico generando polémica mundial. ¿Es legal que puedan operar y publicitarse en Colombia?
…Como lo dije hace un momento la ley 133  del ‘94 en el artículo 5, prohíbe totalmente esas prácticas y (hubo) una revisión constitucional… la corte constitucional mediante la sentencia  T200 de 1995, manifestó que el satanismo no hace parte de  la divinidad y por lo tanto no está permitido en Colombia… por lo tanto las autoridades deben estar pendientes de su existencia y de su control. (Así entonces)… puedo decir a la luz de la ley y de la constitución política que ni es constitucional ni es legal.

¿Qué estrategias utilizan las sectas para seducir a sus futuros adeptos?
La (falsa) libertad es la estrategia más fuerte. Paradójicamente la libertad que se pregona por parte de las sectas es una forma de esclavitud, pero esa es la principal estrategia… la libertad, la expresión del sentimiento, el sentir, de tal manera que no hay reglas, no hay moral, no hay límites, simplemente si se siente bien hágalo, que el hacerlo lo hace libre. Para la rebeldía propia de la adolescencia esto es llamativo.

¿Qué labor coordinada propone usted a las autoridades políticas y al mundo creyente para luchar contra esta lacra social y del alma?
Escuchar a los jóvenes, acercar a los  jóvenes de una manera inteligente y sabia. Que las autoridades entiendan que los jóvenes necesitan comprensión, que los jóvenes necesitan espacios de diversión sanos. Que tengan la posibilidad de expresarse libremente pero dentro de unas reglas. Que esa dimensión de mejoría espiritual y física no se conviertan en libertinaje. A las autoridades públicas les compete precisamente el cuidar el presente y el futuro de cada nación; por lo tanto es necesario que miren hacia los jóvenes, planteen estrategias de consolidación de esa juventud…

¿Cuáles son las armas espirituales del futuro general Sanabria?
La santa misa, el santo rosario diario, confesión permanente cada ocho días… mis formas de amor a Dios Nuestro Señor son tres; la santa Eucaristía, la Santísima Virgen María y el amor a la santa madre Iglesia.

¿Algún mensaje al cierre para los lectores de Portaluz?
Sí, que no seamos tibios porque la tibieza es la base de la ignorancia. Si soy tibio no me preocupo por las cosas de Dios porque estoy  en una zona de confort. Pero si mi corazón arde por el amor de Dios Nuestro Señor, me preocupo por sus cosas… y entonces ya puedo entender que comulgar en la mano no es del agrado de Dios Nuestro Señor; puedo entender fundamentalmente que la participación en la Eucaristía debe ser verdadera, no debe ser costumbrista, sino entender qué está pasando en este Santo Sacrificio. Las cosas pequeñas, los detalles de la santa Eucaristía, no debo dejarlos de lado. El amor a la Santísima Virgen se debe ver reflejado en las cosas pequeñas. El Santo Rosario al momento de orarlo mucha gente corre, ni siquiera sabe qué está diciendo… no se expresan con amor sino con rutina. Entonces seamos conscientes en las cosas pequeñas para glorificar grandemente a Dios Nuestro Señor.

Dejar respuesta