Recordando el show de Santos y Petro en el Bronx – Por: Oscar Sevillano

0
335
Lo sucedido al interior de la Calle del Bronx en Bogotá, dado a conocer luego de la toma por parte de las autoridades del Distrito, Policía Nacional y Fiscalía, han despertado en mí una enorme curiosidad y tiene que ver con la visita que al lugar hicieron el presidente Juan Manuel Santos y el entonces Alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Petro, en abril de 2013.

Alrededor de esta vista hubo cosas bastante extrañas, lo primero es que fue anunciada en los medios de comunicación con fecha y hora, días antes de que esta se llevara a cabo. Pregunto, ¿con que fin se avisa que se hará presencia en un lugar donde el crimen organizado era el amo y señor?, ¿acaso era una manera de advertirle a este para que tuviera tiempo de esconderse?

Sin embargo, lo más extraño de esta visita, es que los hallazgos que tuvieron lugar ese día, no pasaron de los 12.000 dosis de bazuco, 60 kilos de cocaína, 50 de marihuana, 3 armas de fuego, 150 botellas de licor adulterado y 200 armas blancas. En ningún momento se habló de los crímenes que hoy se denuncian con videos y testimonios. Tampoco se dijo nada que estuviera relacionado con las fiestas a las que asistían menores de edad; presencia de perros de raza agresiva entrenados para matar; torturas, secuestros, desapariciones de personas, prácticas de brujería, etc. Es decir, el olor a muerte, hecho que a simple vista se notaba, ese día no fue visible. Curioso cierto.

En medio del discurso dado en la calle del Bronx aquel abril de 2013, el presidente Juan Manuel Santos y el entonces alcalde Gustavo Petro, en medio de las palabras que pronunciaron, hicieron ver que aquel el sitio era el lugar por excelencia utilizado por la delincuencia para esconder elementos robados y vender alucinógenos. En ningún momento se hizo mención a que esta calle era un sitio tenebroso, donde la criminalidad se mezclaba con los más niveles de demencia sanguinaria que puede existir en los seres humanos.

Resulta bastante extraño también que no se haya dicho nada de los sayayines, ganchos y todo lo relacionado con la estructura mafiosa que en ese lugar ha operado desde el momento en que el crimen organizado comenzó a incubarse en este lugar. ¿Es que acaso no lo sabían? O peor aún, ¿prefirieron ignorarlo?

En cuanto a lo relacionado con la estructura mafiosa que operaba en el Bronx, la misma que en el día en que Juan Manuel Santos y Gustavo Petro visitaron el lugar no se vio por ninguna parte, lo que más curiosidad me causa, es como pudo ser que la avanzada de seguridad del Presidente de la República, en manos del Batallón Guardia Presidencial y personal de la Policía Nacional, que debe comenzar 48 horas antes de que el primer mandatario haga presencia, no reportara ningún movimiento extraño que sonara a presencia del crimen organizado. ¿Cómo pudo ser posible que los temidos sayayines hayan desaparecido de la escena durante ese tiempo?, cuando es sabido, que siempre han estado allí imponiendo su ley.

Dijo el presidente Santos en su discurso, antes de olfatear un bloque de marihuana encontrado en el lugar, que el entonces ministro de Defensa y el entonces General de la Policía tenían un término de 60 días para acabar con 24 ollas que existían en las principales ciudades del país. Hoy, cuando estamos a más de dos años de haberse impartido la orden, está más que demostrado que en estos lugares aún reina el crimen organizado. ¿Fracaso la seguridad ciudadana del Gobierno Nacional?, si no es así, ¿cómo entender los hechos encontrados al interior de la calle del Bronx en Bogotá en los últimos días?

Dirá el primer mandatario que la operación que permitió la toma del Bronx en Bogotá, forma parte de su estrategia de seguridad para combatir el crimen organizado en las ciudades principales, de ser así, ¿para qué hacer todo un show mediático en compañía de un mandatario local, ministro de Defensa y Director de la Policía abordo?, cuando era una cosa que se podía ejecutar en total silencio, sin lugar a este tipo de espectáculos, que hoy cuando se sabe la verdad de los hechos que ocurrían en ese lugar, francamente desconciertan y decepcionan.

@sevillanojarami

Dejar respuesta