Coroneles (r.) invitan a devolver una medalla en señal de protesta

0
43100

Por el Coronel (r.) Álvaro Plata Pinilla

Un General condecoró al ex guerrillero Antonio Navarro Wolf. Ola de desconcierto sacude los medios militares.

Invitación a devolver la medalla: con el presente me permito recomendar a los oficiales de la reserva activa que hayan tenido el honor de recibir la medalla “General José Hilario López”, a que la devuelvan al comando del ejército, con nota de desagravio por el acto humillante contra nuestro honor militar que cometió el Mayor General Juan Guillermo García, a quien no conozco, ni deseo conocer, al conceder esta distinción a uno de los peores criminales que haya tenido el país.

Cuando estuve como oficial de operaciones del Batallón José Hilario López en Popayán en el año 1986, Navarro Wolf, con sus cuadrillas de bandidos del M-19, asesinaron a varios soldados de nuestro Batallón y otros del Batallón Pichincha y Batallón Colombia que se encontraba agregado a la Tercer Brigada. Y ahora, 30 años después, Navarro Wolf recibe una condecoración de nuestro ejército. Que atropello, que cachetada, que bofetada para quienes tuvimos el honor de vestir el uniforme militar. Si hubiese recibido esta medalla la devolvería de inmediato. Dios, por favor, no permita más deshonor para nuestro uniforme. ¿Por qué mi ejército ha cambiado tanto? ¿Por qué carajos las nuevas generaciones han cambiado nuestra lealtad nuestros principios y sacrificios?

Atentamente, Coronel (RA) Álvaro Plata Pinilla

La medalla Militar José Hilario López, fue creada por decreto Presidencial durante el Gobierno de Pastrana exponiendo como principal motivo: Que el General José Hilario López Valdés fue durante su gloriosa existencia un firme defensor de altísimos ideales democráticos de libertad y de justicia.

Por ello comparto plenamente la posición del Sr. Co. Álvaro Plata Pinilla, que los militares que la obtuvieron por sus valores, por su trabajo, por el respeto observado durante su vida militar a los derechos humanos, en señal de desaprobación y repudio a ese acto humillante y degradante de imponer a quien fue en un pasado reciente, uno de los expositores más representativos de la violencia terrorista contra el Estado colombiano, su sociedad y sus Instituciones armadas legítimas.

El Mayor General Juan Guillermo García y la junta que obligatoriamente tiene que existir para conceder la Medalla cometieron un error garrafal, siniestro, que se consagra tal vez como la peor ofensa que se les puede hacer a los militares que la recibieron por sus cualidades observadas para merecerla. Será que estos señores Generales no recuerdan la historia que los mismos violentos han tratado de cambiar tergiversando la verdad, así como también olvidan que después de tanto tiempo pasado desde la amnistía a estos bandidos, continúan haciendo parte de ese movimiento criminal.

Ct. (R) Alberto Rojas Jaimes.

Dejar respuesta