Constancia senadora Thania Vega de Plazas del 11 de octubre

0
1053

Tras el resultado del plebiscito del 2 de octubre en el que los colombianos le dijeron NO a los acuerdos de La Habana, algunos sectores políticos han reaccionado mediante actitudes y declaraciones desafiantes, en virtud de las cuales parecen desconocer lo que el constituyente primario manifestó taxativamente en las urnas.

La decisión que tomó ese día el país que acudió a depositar su voto por la aprobación o desaprobación de los textos que el gobierno y las Farc negociaron en Cuba, no amerita o da lugar a interpretación distinta que la de aceptar una realidad en la que los acuerdos quedan sin sustento jurídico y político.

Fue el propio gobierno quien escogió el mecanismo plebiscitario para refrendar los acuerdos, sustrayendo toda la discusión a una sola pregunta, razón por la cual, la negativa del pueblo tumba un todo indivisible como lo fue al acuerdo sometido a escrutinio. Vale la pena citar las declaraciones del Secretario General de la OEA, LUIS ALMAGRO, quien en su cuenta de Twitter precisó: “Resultado del plebiscito, siendo la voz del pueblo, debe ser respetado X participantes de Diálogo Nacional”.

Por su parte, el jefe del equipo negociador, HUMBERTO DE LA CALLE, señaló categóricamente en una declaración: “Si gana el No el acuerdo se acabó. No sólo porque lo digan en La Habana, los que estuvimos allá, no, es que el acto legislativo que se aprobó dice – todo esto queda sujeto a la refrendación. Si gana el No, no hay acuerdo, no hay acuerdo, ese es el resultado del NO”.

También debo hacer referencia al mensaje de urgencia del gobierno para sacar adelante unos acuerdos en cuestión de días o semanas, luego de haber tardado seis años negociando. No tiene sentido, ni razón de ser, que en corto tiempo se llegue a un acuerdo depurado, responsable con el país y con las profundas reflexiones y consideraciones que hemos manifestado quienes nos opusimos al acuerdo inicial, que por los argumentos presentados con antelación dejó de existir.

GRACIAS SEÑOR PRESIDENTE.

Dejar respuesta