“Para el Centro Democrático, la vida de un soldado y un policía es igual a la de un civil”

0
387

Bogotá, 30 de noviembre de 2014.  Para el Centro Democrático, la vida de un soldado y un policía es igual a la de un civil. Nos alegra que el general Rubén Darío Alzate, el cabo primero Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego regresen a la libertad, valor democrático que nunca debieron perder.

En Colombia no puede haber secuestrados de primera y de segunda categoría. La libertad del general Alzate y sus acompañantes no es un gesto de paz. Gestos de paz son que las Farc no sigan secuestrando y asesinando a soldados, policías y civiles; que no vuelvan a secuestrar niños para obligarlos a hacer parte de sus filas, y que devuelvan a todas las personas que tienen secuestradas, más de 60 civiles desde hace dos años.

Reiteramos que los acuerdos con el terrorismo no pueden poner en riesgo la seguridad y libertad de los colombianos. Desde noviembre de 2012, las Farc han asesinado a 643 miembros de las Fuerzas Armadas y han dejado heridos a 721; han cometido 824 atentados; han asesinado a 104 civiles y han dejado heridos a 326. Nada más ayer, dos soldados fueron asesinados por este grupo terrorista en el municipio de Corinto, Cauca. ¿Quién les devuelve la vida a estos soldados asesinados?

Colombia no puede caer en la trampa del grupo terrorista de las Farc de secuestrar y luego liberar, para pedir cese bilateral. Insistimos en que la paz negociada sólo podrá ser posible si se exige cese unilateral verificable de las actividades criminales por parte de las Farc, tanto aquellas que afectan a la población civil como a los miembros de la Fuerza Pública.

Dejar respuesta