SALUDO CORDIAL A LA VÍSPERA

0
407

Queridas Thania y María Fernanda,

La víspera de la posesión de ustedes como parlamentarias de la República de Colombia quiero expresarles muy sinceramente mi admiración y respeto y desearles mucho éxito en la histórica labor que comienzan mañana.

Ustedes han sido elegidas al Senado y a la Cámara de Representantes pues los ciudadanos conocen perfectamente sus combates políticos respectivos, cada una en su área, por la preservación de la democracia en Colombia.

Desde el Congreso ustedes podrán profundizar esa lucha encomiable bajo la orientación del presidente Álvaro Uribe y en unidad con el conjunto de la representación del Centro Democrático en el Congreso, a la cual también saludo. La de ustedes y la de toda la bancada parlamentaria del CD no será una tarea fácil. Exigirá, por el contrario, mucha claridad, energía, audacia y determinación.

El gobierno de JM Santos y sus agentes en el poder legislativo y en el sector judicial se acostumbraron a abusar del oprobioso monopolio de poder que construyeron en los pasados cuatro años. Ellos no han perdido esos reflejos antidemocráticos y tratarán de emplearlos en este nuevo periodo. Ellos constituyen, sin embargo, un poder decadente y sin futuro.

Hay algo más que ustedes deben tener en cuenta. Colombia ya no es, desgraciadamente, un Estado de Derecho. Las instituciones del país han sido vulneradas y las nociones centrales del derecho ya no son respetadas. Hay que partir de esa caracterización para poder orientarse en la acción parlamentaria y extra parlamentaria.

Hay que tener en cuenta esa dura realidad para analizar correctamente la estrategia y los métodos que desplegarán los enemigos del uribismo. En esas condiciones, el trabajo del CD será titanesco pero alcanzará sus metas si pone en juego todo su potencial parlamentario y si crea, al mismo tiempo, una dinámica de acción real con los demás recursos políticos y humanos no parlamentarios del uribismo, en las calles, en las instituciones, en los gremios económicos y en la esfera mediática.

El uribismo popular existe, así como la sociedad civil democrático-liberal, en sus más variadas vertientes. Todos son conscientes de los desafíos que encara Colombia y están esperando un gran impulso de renovación y de movilización en defensa del país, de sus libertades y de su soberanía nacional, valores que están siendo vilmente atacados. Finalmente, es indispensable obtener, además, la solidaridad real, militante, de las personalidades, partidos y fracciones parlamentarias de Estados Unidos, de Europa y de los demás países del mundo que comparten nuestros mismos ideales políticos de defensa del Estado de Derecho, de los Derechos del Hombre y de la democracia.

Con un fuerte abrazo,

Eduardo Mackenzie

Dejar respuesta