Las juventudes del Centro Democrático

0
35

Han pasado cerca de 20 días después de la segunda vuelta de elecciones presidenciales, el resultado para nuestro partido es alentador: 6.9 millones de colombianos creen en una Colombia distinta.

En las tres campañas que vivimos: Congreso, primera y segunda vuelta, se vio el activismo y sin duda el Centro Democrático se consolidó como la primera fuerza política del país. Más allá de eso, los jóvenes entendimos el mensaje de Zuluaga y vimos en él la persona para recuperar el rumbo, y particularmente la juventud encontró en Oscar Iván al hombre que trabajaría por la Educación y a favor de las nuevas generaciones.

El trabajo coordinado permitió que se realizara el primer encuentro programático de juventudes del movimiento Centro Democrático (con la participación de 1350 jóvenes representantes de todas las ciudades del país), que en un tiempo récord se constituyeran 32 coordinaciones colegiadas en el país, más la de Bogotá, la de Universidades y la de Comunidades Indígenas desde el año pasado, y que se construyera un equipo sólido en cada región del país donde los jóvenes trabajaron de la mano con los coordinadores departamentales de Congreso y Presidencia.

El Centro Democrático es la opción para renovar liderazgos, para involucrar a las nuevas generaciones. Así lo entendió Oscar Ivan Zuluaga y así lo ha resaltado el Ex Presidente y actual Senador de la República Alvaro Uribe Velez, señalando el compromiso de la juventud como parte indispensable de toda esta labor.

Sin duda hay cientos de personas que aportaron, jóvenes que sacrificaron su tiempo, su familia, su estudio, su trabajo. Sacrificios que dieron frutos y que permiten demostrar que hoy el partido Centro Democrático cuenta con más de 3.000 jóvenes a nivel nacional, estructurados en colegiaturas departamentales, con inclusión de la mujer y de comunidades afro e indígenas.

Hay que destacar a todos: a los Coordinadores Nacionales que fundaron las juventudes (jóvenes del Atlántico, Nariño, Bogotá, Antioquia y Boyacá); al Coordinador de Juventudes de la campaña presidencial; a las colegiaturas de los 32 departamentos y Bogotá; a los coordinadores de Universidades y de comunidades indígenas, su trabajo fue muy bueno y esa gran labor merece tener continuidad.

Dados los planteamientos de nuestro partido, el trabajo nunca estuvo centralizado ni recayó sobre las manos de unos pocos. Acá hubo trabajo de todos y así se debe mantener, las Coordinaciones Nacionales y Departamentales, la de Universidades y Comunidades Indigenas, los grupos de jóvenes de diferentes sectores, las organizaciones y los Centros de Pensamiento, ejercieron una labor que merece todo el reconocimiento. Eso sí, aún hay mucho camino por recorrer y lo que se necesita ahora son personas que aporten, sumen y pongan ideas sobre la mesa dirigidas a fortalecer las bases de una edificación tan grande como lo es este partido.

Ahora bien, para difundir nuestros planteamientos estuvimos recorriendo municipios, ciudades y departamentos, visitando universidades, y asistiendo a debates en los cuales se podía ver el contraste entre nuestras propuestas y las de otros partidos. El trabajo se hizo, y se respondió bien ante la confianza puesta por el Comité Político, las Direcciones de campañas, Óscar Iván Zuluaga y Álvaro Uribe.

El partido que viene es de todos, todos cabemos y entre todos podemos aportar y debemos construir.

Algo que nos diferencia de campaña presidencial contendora en la segunda vuelta es que nuestra campaña y nuestras juventudes formaron amistades a nivel nacional en la medida en que firmemente todos compartimos la misma convicción. Esto permitió que surgieran relaciones nuevas y se ganaron amigos (distinto a la otra campaña donde seguramente aún hoy están peleando por quién queda de director o coordinador de un puesto burocrático). Realmente fueron meses de un trabajo con esfuerzos pero valeroso, digno y respetuoso.

Hoy tenemos la labor y el deber de seguir, de renovar liderazgos, de continuar el trabajo realizado, de construir una Colombia distinta entre todos.

Seguramente nuestros líderes, Zuluaga, Uribe y las Directivas del Partido junto al Comité Político seguirán brindando todas las garantías para que nosotros, los jóvenes, tengamos voz y decisión en el partido que inicia.

El trabajo es largo: vienen cuatro años de construir y de hacer una oposición firme, constante, coherente y congruente. Nuestra labor como jóvenes será esa: aportar y seguir construyendo entre todos, con respeto y sumando en un partido que tiene un mandato: ser el partido de los jóvenes y con ellos construir una Colombia buena para toda la gente.

Camila Sánchez Núñez

@CamilaSaNu

Dejar respuesta